Desconociendote

Eras para mi un mar de preguntas que se me antojaban responder. En mi las historias se amontonaban. Historias de fantásticas de ti, a veces dulces y a veces las más indignas y amargas. En la cabeza llenaba los vacíos que tú no ayudabas a llenar. Con cada uno de tus rechazos construí una nueva versión de ti y todas ellas me llevaron a quererte más. Ahora, meses después de conocerte, desconozco más de ti que la primera vez que vi tus ojos oscuros.

(Pachuca. Marzo 12, 2008.)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin razón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s